RESEÑA HISTÓRICA

 

Las superioras de nuestra Congregación necesitaban trasladar el noviciado desde la casa de San Miguel, donde quitaba lugar a las internas de beneficencia. Encontraron el lugar adecuado en una quinta llamada "LA ESPERANZA". Pero ya iban a desistir de la compra, porque el propietario elevó demasiado el precio, y este era superior a lo que el Instituto podía pagar. Pero habiendo muerto de improviso el propietario, los herederos se presentaron espontáneamente a ofrecer la quinta al antiguo precio. Se pudo así adquirir la casa, dándole el nombre de "Nuestra Señora de Loreto", en honor de la insigne bienhechora Doña Loreto Cousiño de Lyon, que aportó el dinero.

Aunque la compra se realizó en julio de 1935, solo se pudieron establecer allí el 18 de diciembre del mismo año. La maestra de novicias era Sor Catalina Giorone y la asistente, Sor María G. Lombardo.

El noviciado comenzó con 4 novicias, a las que, el 6 de enero de 1936 se agregaron las 5 que vistieron el hábito. La directora de la casa era Sor Iluminata Palermo.

El 9 de mayo de 1937, al conmemorarse el centenario del nacimiento de nuestra Madre Mazzarello, se inició el oratorio festivo. Y en marzo del año siguiente se daba comienzo a una escuela gratuita.  El 16 de agosto de 1941, Monseñor José María Caro, Arzobispo de Santiago, bendijo la nueva capilla que constaba de dos brazos en ángulo recto, para servir tanto a las novicias y profesas, como a las alumnas del colegio, ya que el altar era visible desde ambas capillas.

En 1932, la Rvda. Madre Elvira Rizzi había obtenido del Ministerio de Educación con decreto del 24 de agosto la autorización para establecer en Santiago una escuela normal para alumnas religiosas y novicias de la congregación. Sabedora de esto, la Rvda. Madre Catalina Marchesotti, elevó una solicitud al Ministerio de Educación, con fecha 24 de noviembre de 1956, para que el anterior permiso se extendiera a alumnas no religiosas. El 19 de julio de 1957 con decreto Nº 7987, se autorizaba lo pedido.

La escuela normal "María Auxiliadora", formó durante años, un bello número de maestras cristianas y salesianas, hasta el día en que la enseñanza normal fue anexada al Plan Universitario, en 1974.

Durante varios años la casa funcionó con dos establecimientos educacionales: Escuela Nº 39 "María Auxiliadora" y Liceo "Laura Vicuña", autorizándose la fusión de ambos establecimientos con fecha 15 de Julio de 1999, dando vida al Liceo Laura Vicuña, que cuenta con alumnas desde 1° Básico a 4° Medio.

El desafío que el legado pedagógico de Don Bosco (1815-1888) y de Madre Mazzarello (1837-1881), fundadores de la Familia Salesiana, entrega a las escuelas de las Hijas de María Auxiliadora es construir un proyecto de escuela centrado en las personas y sus relaciones, y comprometido con la realidad en que están insertas, dando relevancia a la continua e indispensable formación de la comunidad educativa.

Desde su origen en el siglo XIX, el estilo salesiano de educar se inspira en los valores cristianos y en el paradigma de educar por amor, considerando la inclusión y la reciprocidad.

CUADRO HISTÓRICO DE DIRECTORA/ES:

 1935-1942 Sor Iluminata Palermo

 1943 Sor. Berta Álvarez

 1944-1949 Sor. Nicotina Grandona

 1950 Sor. Ermelinda Datrino

 1951 Sor. María Lombardo

 1952-1957 Sor. Dolores Zúñiga

 1958-1963 Sor. Josefina Monciardine

 1964-1968 Sor. Estefanía Mauri

 1969-1972 Sor Teresa Allende

 1973-1976 Sor María del Carmen Nuin

 1977-1978 Sor Stefanía Mauri

 1979-1980 Sor. Olivia Monarde

 1981-1982 Sor Graciela Okimoto Yamaoka

 1983-1985 Sor Bernardita Riquelme

 1986-1989 Sor Diomelinda Loyola

 1990-1995 Sor María Consuelo Gajardo Manríquez

 1996-2001 Sor Fanny Dobronic Rodríguez

 2002-2007 Sor Daria Marquetti Baldassari

 2008-2010 Carmen Luz Miranda Muñoz (Directora); Sor Paola Aspelgreen Sánchez (Repres. Legal)

 2011-2014 Carmen Luz Miranda Muñoz (Directora); Sor Berta Castillo Torres (Repres. Legal)

 2015 - 2016 Carmen Luz Miranda Muñoz (Directora y Representante Legal)

2017 Carmen Luz Miranda (Directora) , Sor Isabel Guzmán (Representante Legal)

2018 Wilheim Neubauer (Director), Sor Isabel Guzmán (Representante Legal)

 

VISIÓN.

La Comunidad Educativa del Liceo Laura Vicuña, en concordancia con los principios de un colegio de Iglesia y con las políticas de la Congregación Instituto Hijas de María Auxiliadora sueña:

Con niñas y jóvenes autónomas, responsables y protagonistas de su crecimiento personal, participativas y resilientes, siendo en todo momento protagonistas de este proceso, alcanzando así altos resultados académicos y una formación valórica consistente que sustente positivamente su vida académica y profesional.

Con padres comprometidos con la educación de sus hijas y con el Proyecto Educativo del liceo para trabajar por el bien de la formación integral de las niñas y jóvenes.

Con educadores comprometidos pedagógica y valóricamente con el Sistema Preventivo, profesionalmente capaces y preocupados por su formación continua para formar a nuestras niñas y jóvenes a la luz de las nuevas tendencias educativas.

Con una comunidad educativa que promueva relaciones interpersonales y comunitarias serenas, inclusivas y constructivas para facilitar el trabajo en equipo y en red, tanto interna como externamente.

Con un ambiente educativo basado en el respeto, acogida y tolerancia, que nos permita entregar una formación de excelencia que haga realidad la proyección de Buenas Cristianas y Honestas ciudadanas.

MISIÓN 

El Liceo Laura Vicuña es una Comunidad educativa Católica Salesiana, basada en la espiritualidad y método del Sistema Preventivo cuyos pilares fundamentales son Razón, Fe y Amor. Educamos con un currículum evangelizador que estimula el desarrollo de conocimientos, habilidades y actitudes inclusivas para que nuestras niñas y jóvenes alcancen logros académicos de calidad; sean buenas cristianas y honestas ciudadanas, desarrollándose plenamente en el entorno social y eclesial que les corresponda vivir.

 

   "¡Oh, si, ella es mi Madre, ella es mi Madre! Nada me hace más feliz que pensar que soy hija de Maria."

    

«Cultivemos el arte de escuchar y acompañar» es el título del Aguinaldo 2018 y que profundiza con el texto bíblico «Señor, dame esa agua» (Jn. 4, 15)